El Cable Inglés

Visitas: 6617
 
Municipio:
Almeria
Galería de fotos

Embarrancado en la playa de las Almadrabillas y constituyendo una referencia visual de la ciudad en el frente marítimo, se sitúa el Cable Inglés. Esta denominación, entrañable para cualquier almeriense que disfrutó de las playas vecinas hasta hace no demasiado años, define el muelle — embarcadero de mineral construido por la empresa británica “The Alquife Mines and Railway y Company Limited” entre 1902 y 1904 para dar salida al mineral de hierro extraído de las minas de Alquife (Granada).

Representa una obra maestra y única de la llamada arquitectura del hierro desarrollada en la segunda mitad del siglo XIX, como alternativa a la arquitectura tradicional de piedra, mampostería o ladrillo, y donde la belleza no deriva de la simple decoración sino de su funcionalidad y de una perfecta relación entre arte y técnica. Otros ejemplos en nuestra ciudad son la Estación de Ferrocarril y el Mercado Central, y a nivel mundial el estandarte es la Torre Eiffel.


Esos valores artísticos, además de su memoria histórica como testimonio único del desarrollo industrial almeriense del siglo XIX, con la minería del hierro y del plomo, determinaron su protección mediante la declaración como Bien de Interés Cultural con la categoría de monumento en Junio de 1998, como defensa frente a su demolición y venta como chatarra al término de la concesión administrativa.


La estructura del cargadero es el único testimonio que sobrevive de la minería del hierro desarrollada en nuestra provincia desde aproximadamente 1885 y con crisis en la Primera Guerra Mundial. Se instalan aquí empresas y capitales foráneos que acaban con la minería autóctona de etapas anteriores. El objetivo es abaratar los gastos de transporte del mineral hasta la costa, para embarcarlo hasta las siderurgias.


Aquí en Almería, se transportaban con mulos y carros hasta los muelles del puerto y después manualmente con espuertas hasta las bodegas de los barcos mediante gabarras. El sistema era arcaico y costoso, y por ello la Compañía inglesa de Alquife proyectó un embarcadero metálico. La idea era prolongar la vía más allá de la Estación para poder llegar a una rampa que descargara fácilmente a los barcos.


Las obras se iniciaron en el otoño de 1902 y el primer barco que utilizó el nuevo embarcadero lo hará el 12 de Junio de 1904. El rendimiento llegaba a posibilitar la carga de 8.000 tns. de mineral en 10 horas de trabajo. Su último trabajo de carga será en Septiembre de 1970, pues la actividad había sido trasladada al otro espigón construido a Levante en 1918, embarcadero que ha estado en funcionamiento hasta hace un par de años.


Cuando la herencia de la minería y la historia almeriense del S. XIX esta basada en fundiciones en ruinas, montes deforestados, o pueblos abandonados, el embarcadero testimonia hoy el esplendor y miseria de una época pasada a modo de símbolo permanente. Por ello es una muestra a modo de símbolo permanente. Por ello es una muestra magnífica de la Arqueología Industrial.


El cargadero consta de dos partes perfectamente diferenciadas, el acceso desde la estación (estructura arquitectónica en forma de plano inclinado, con arcos de sillares de piedra atravesando la Ctra. de Cabo de Gata) y el cargadero en sí o estructura de hierro permitiendo la descarga del mineral del hierro hasta los barcos.


Este cargadero permite albergar hasta 10.000 tns. de mineral, que mediante unas cintas transportadoras recogían el mineral de los vagones y lo conducían hasta las tolvas, que lo descargaban en los buques atracados en los costados.


La estructura del Cable Inglés se convertirá en el broche de la actual reordenación de la zona como imagen urbana proyectada hacia el mar. Tras una actuación de consolidación y rehabilitación que lo recupere para el uso de los ciudadanos como uso lúdico o cultural, los ciudadanos podrán apreciar una vista magnífica de la ciudad, el puerto y la bahía.

Ver mapa más grande